Plasma rico en plaquetas - Tratamientos estéticos sin cirugía

Plasma rico en plaquetas

En los últimos años se han comunicado numerosos tratamientos con plasma rico en plaquetas (PRP) y factores de crecimiento (FC) autógenos (del propio cuerpo).

El procedimiento consiste en procesar sangre del paciente para obtener plasma rico en plaquetas (factores de crecimiento) que se coloca en la zona a tratar, que puede ser la cara, cuello, manos, cuero cabelludo etc.

¿Cómo se envejece?

Se sabe que el envejecimiento cutáneo se produce por degradación celular o de la matriz intercelular, disminución de la vascularización, disfunción de los anexos cutáneos, atrofia grasa, relajación muscular y contracción muscular repetida.

Genética

En estos fenómenos intervienen unos factores fundamentales, el paso inexorable del tiempo y la genética, a través de un conjunto de mecanismos moleculares y celulares propios del envejecimiento (profecía auto cumplida).

Factores externos

También se conocen una serie de factores concurrentes, como la exposición al sol, las enfermedades (generales o cutáneas), la situación hormonal, la nutrición, la evolución ponderal, las medicaciones, los hábitos tóxicos y los cuidados cosméticos. No todos iguales, unos antes y otros después.

Consecuentemente y según cada individuo, aparecen los signos más evidentes del envejecimiento, como las arrugas, las manchas o pérdida de color, la caída de piel o flacidez, y otros menos evidentes, como la textura, el tacto, el tono, el color, el brillo y la luminosidad, que globalmente son determinantes.

Existen cuatro grandes grupos de tratamientos:

  • Los preventivos, los restitutivos, los curativos y los paliativos.
  • Los tratamientos restitutivos, son un conjunto de procedimientos para restablecer (a la normalidad) el metabolismo y el funcionalismo cutáneos. El más importante de éstos es la bioestimulación.

*La realización de los tratamientos estará sujeta a previa valoración médica. Los resultados pueden variar dependiendo de las condiciones de cada paciente.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la Bioestimulación?

Conjunto de procedimientos para activar biológicamente las funciones anabólicas del fibroblasto, fundamentalmente, la producción de colágeno tipo III, elastina y ácido hialurónico.

Bioestimulación ideal.
Bioestimulación con factores de crecimiento autógenos, es decir, del propio cuerpo: Los factores de crecimiento son mediadores biológicos que regulan funciones esenciales en la regeneración / reparación tisular.

¿Rejuvenecer con Plaquetas (PRP)?

Es un producto que se obtiene por centrifugación diferencial de sangre, extraída del mismo paciente, logrando un producto concentrado de plaquetas (600.000 a 1.500.000 x mm3), que al combinarse con cloruro de calcio comienza su activación.

Después de extraer unos 20 cm de sangre venosa cuidadosamente en tubos con anticoagulante especial, se procede a una centrifugación protocolizada. Al centrifugar se obtiene la separación de las diferentes fracciones de la sangre.

Se obtiene el plasma rico en factores de crecimiento autógenos, concentrado de plaquetas de la propia persona.

Se realizan infiltraciones intradérmicas en cara, cuello y dorso de manos, según requerimiento.

Siempre se debe considerar la conveniencia de asociar tratamientos complementarios, si se estiman necesarios.

¿Qué hacen las plaquetas concentradas?

El plasma rico en plaquetas (PRP) al ser utilizado mediante punciones con micro agujas, en las zonas más flácidas del rostro y del cuello, donde estimulan la producción de colágeno, elastina y tejido epidérmico, lo que se traduce en una piel joven, tersa y de mejor calidad.

¿En qué consiste este tipo de Bioestimulación?

Es una técnica ambulatoria sencilla, basada en la aplicación intradérmica de plasma rico en plaquetas (PRP) para activar de forma natural las funciones del fibroblasto, la célula encargada de determinar la estructura y calidad de la piel.

¿Cuándo se recomienda su aplicación?

Este tratamiento se recomienda a partir de los treinta años, edad en la que la piel empieza a perder su poder de regeneración o simplemente cuando los signos de envejecimiento son visibles. Se puede aplicar tanto como tratamiento preventivo de una piel joven o como restitutivo en una piel envejecida.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Lo ideal es realizar un protocolo de tres aplicaciones. realizando una sesión cada mes, posteriormente se puede realizar una sesión de mantenimiento cada 6 meses. La mejoría es apreciable desde los primeros días y es máxima a los 20 o 30 días. Los resultados dependen del tipo de piel y de las lesiones previas.

Ventajas respecto a otros tratamientos

Quedan descartados los efectos adversos porque el plasma rico en plaquetas (PRP) es un preparado realizado con la propia sangre del paciente (autologo), evitando de esta forma, el riesgo de infección o transmisión de enfermedades, reacciones alérgicas y además, por su composición rica en factores hemostáticos, evita la formación de hematomas.

¿Pueden existir complicaciones o inconvenientes?

En el caso de plasma rico en plaquetas (PRP) no existe ningún tipo de reacción alérgica por ser obtenido del propio paciente.

¿Cuánto tiempo se necesita para la obtención de los factores de crecimiento (plasma rico en plaquetas)?

Con nuestra centrifugas de última generación todo el procedimiento, desde la extracción hasta el preparado, dura aproximadamente 10 minutos.

Tips de PRP

Más sobre plasma rico en plaquetas (PRP)
El PRP es un preparado autólogo, no tóxico, no alérgico, obtenido por centrifugación de la sangre del paciente, cuya función está directamente ligada a la liberación de los factores de crecimiento de las propias plaquetas.

Varios estudios han demostrado que los factores de crecimiento plaquetario liberados ante un estímulo por los gránulos alfa de las plaquetas, tiene la propiedad de:

  • Inducir aumento de número de células involucradas en la reparación tisular.
  • Inducir y generar nuevos capilares y vascularizando en la reparación tisular.
  • Regular y estimular la liberación de factores de crecimiento de otras células que promueven la síntesis de fibroblastos y osteoblastos.
  • El plasma rico en plaquetas (PRP) tiene muchas ventajas, ya que es un producto realizado con la propia sangre del paciente (autólogo), por lo tanto no hay posibilidad de transmisión de enfermedades.

Costo accesible
Considerando la seguridad y efectividad que brinda.

De fácil aplicación
El PRP es fácil de aplicar y puede ser combinado con otros protocolos (microdermoabrasión, radiofrecuencia posterior y dermocosméticas específicamente desarrollados).

Plasma rico en plaquetas PRP
El PRP es un preparado autológo, no tóxico, no alergénico, obtenido por centrifugación de la sangre del paciente a intervenir cuya función esta directamente ligada a la liberación de los factores de crecimiento de las propias plaquetas.

Bioestimulación con PRP
La Bioestimulación es el tratamiento restitutivo más importante, mediante la inyección intradérmica de PRP podemos incrementar la proliferación fibroblástica y bioestimular la piel del paciente. El PRP restaura la vitalidad cutánea, aumenta su grosor, recupera la consistencia elástica, mejora la afluencia vascular, estimulando las secreciones e incrementando la tersura y apariencia de la piel.

– Es ambulatorio, no tiene riesgos involucrados.

– Solo efectuado por médicos especialistas.

– El 95 % de los pacientes se manifiestan satisfechos con las mejoras en el aspecto, la textura, la tersura, el tacto, el tono, el brillo, la luminosidad, entre otros, de la piel tratada.

– Tras la aplicación no se observan signos de alteración en la dermis.

– La ventaja de contar con una preparación obtenida del propio paciente, evita el riesgo de infección o transmisión de enfermedades, no requiere prueba de alergia, y gracias a su composición rica en hemostáticos, evita la formación de equimosis o hematomas.

– El tratamiento, apto para hombres y mujeres, no requiere ningún tipo de preparación previa, y tras su aplicación, las personas se reincorporan de forma inmediata a su vida social, sin una sola cicatriz, marca o enrojecimiento. La mejoría es apreciable desde los primeros días y es máxima a los 20 o 30 días, manteniéndose estable muchos meses.